Para los padres es un gran desafío cotidiano encontrarle la vuelta para que sus hijos coman rico y sano. Pero vale la pena el esfuerzo, porque un niño que no se alimenta variado se está perdiendo de educar su paladar y llegará a adulto con una pobre alimentaciòn.


Los niños muchas horas al día en la escuela: almuerzan y meriendan en el recreo de la tarde y en algunos casos tambien tienen una colacion a media mañana.


Es bueno respetar los horarios tradicionales: desayuno, almuerzo, merienda y cena, estos permiten que el organismo pueda utilizar mejor los nutrientes de los alimentos. También permite controlar mejor el apetito y la saciedad, tanto para los que comen poco como para los que comen mucho.


No hay que olvidar que los tiempos de comida también son culturales, siendo oportunidades para la socialización y el compartir.


En los niños la alimentación distribuida en tiempos de comida es clave. Por una parte nos asegura que las posibilidades de recibir diversos nutrientes es mayor, como reponer a tiempo la energía gastada. Por otra parte, la organización del tiempo para las diferentes comidas es una buena forma de educarlos en los buenos hábitos alimentarios.

 

              

 

Algunos consejos para las Viandas escolares:

●    Planificación semanal. Organizarse es bueno y te ayudará a vos y también a ellos, porque les da la oportunidad de elegir y participar en el armado de la vianda para toda la semana. Permite tener variedad de alimentos y organizar las compras.

●    Merienda variada. Elegir qué alimento de la merienda va a ser el principal cada día: fruta, lácteo o cereal sin azucar para no comprar a las apuradas y terminar poniéndoles alfajores o comida chatarra. A los chicos les gusta variar como a todos; abrir la lunchera y ver cada día algo diferente hace que no se aburran y lo coman. Igualmente es bueno incluir fruta en estas meriendas para generar el hábito.

●    Simple es mejor. Siempre hay que considerar cómo se van a presentar los alimentos. Hay que pensar que los tiempos son cortos para los más pequeños que comen más despacio y se distraen fácil. Menos es más por eso hacerla simple es lo mejor.

●    Ir con la estación. Aprovechar las frutas de estación y elegir aquellas más fáciles de pelar como la mandarina, la banana, los arándanos, las frutillas y hasta el kiwi cortándole una tapita y comiendo la pulpa con una cucharita. Los tomates cherrys son ideales porque son muy fáciles de comer.
Un tip. Si las frutas las ponemos cortadas o peladas, es mejor mojarlas con jugo de naranja para protegerlas de la oxidación.
●    Separados Es mejor que los alimentos estén separados o compartimentados dentro del recipiente, que mezclados porque así los niños pueden descubrir sus diferentes olores, sabores y colores.

●    Sin agregados. A los bizcochuelos o galletitas caseras no es necesario agregarle baños ni rellenos. Evitemos excesos de azúcar y colorantes. Sí está bueno que incluyan semillas, harinas integrales o frutas secas para aumentar la fibra que es protectora.

●    No a la sal. Evitar las preparaciones muy saladas, los fritos y lo que contenga azúcar en cantidades excesivas. La niñez es cuando se desarrolla la palatabilidad: ni muy salado ni muy dulce, apostá por el sabor natural de los alimentos.

●    Porciones. Es mejor no excederse en los tamaños de las porciones; no es necesario agregarle más de lo que comen habitualmente en casa.


IDEAS de preparaciones:

●    Todo tipo de tartas: de verduras (calabaza, choclo, zapallitos, brócoli, zucchini, berenjena), de ricota, de queso, y otras.
●    Empanadas con diferentes rellenos acompañadas de verdura (ejemplo tomate).
●    Sandwich con carne, pollo, pescado, verduras, y con distintos tipos de panes y verduras
●    Tortillas o buñuelos de verdura al horno
●    Milanesas de carne vacuna, pollo y pescado, siempre acompañadas por ensaladas variadas.
●     Cereales, arroz o fideos, mezclados con arvejas, zanahoria, huevo duro, tomate, trocitos de queso u otros ingredientes.
●    Como postre, dar prioridad a las frutas naturales
●    Guisitos con agregado de verduras.

IDEAS para la merienda:

●    Fruta
●    Pop hecho en casa (no el de bolsa)
●    Pan con queso
●    Preparaciones caseras (realizada con aceite y no con manteca)
●    Yogur